La poesía de unas semillas en unas bolitas de barro
(Nendo Dango)

Caminando por la nada del todo, aturdida, sin refugio ante esta caída de escombros, me detengo, respiro y veo que la alocacia de la cocina amaneció con una flor que jamás había visto. En ese ensimismamiento me doy cuenta que ella crece por wu wei. Las plantas simplemente crecen, lo cual me parece uno de los regalos más bonitos que he recibido.

Hice lo que la inmensa mayoría hacemos: una foto con el móvil que volqué en esa vasta papelera, ese no lugar que nos consume, nos reproduce a nosotros mismos a través de objetos concebidos como obsoletos, objetos baratos, memes… Toda esa información sin forma, desinformándonos. Ruido. La sobrecarga de estímulos adormece nuestros sentidos, perdiendo la capacidad de apreciar las sutilezas.

El mundo se desvanece.

Tenemos que imaginar otros escenarios para poder salvar lo que queda, ¿usar más la creatividad que el conocimiento? ¿reconstruir los sentidos y las sensaciones?

Es posible que una brizna de paja nos saque de estas ruinas. O el brote de un trébol, el serpentear de una lombriz, el zumbido de una abeja, un bosque de coral, el agua de lluvia recogida en una roca… Toda esa belleza.
___

451 presenta a partir del 16 de diciembre la exposición colectiva “Toda esa belleza”, con el trabajo de los artistas Assaf iglesias, Fátima Moreno, Gala Knörr, Juan Narowé, Los Bravú y Regina de Miguel.
___

Consulta las biografías de los artistas AQUÍ.

Menu